solidarity

Rebélate Bien: REGLAS BÁSICAS PARA RESOLVER CONFLICTOS

Bajo un gobierno Trump muchos estadounidenses, especialmente los más vulnerables, van a doler y luchar. Muchos de nosotros necesitamos protegernos; Todos nosotros necesitamos ayudar a proteger y cuidar el uno al otro. He aquí una extensa guía para ayudarte a hacer ambas cosas.

Rebélate bien: Relaciones y Sexo

Bajo un gobierno Trump muchos estadounidenses, especialmente los más vulnerables, van a doler y luchar. Muchos de nosotros necesitamos protegernos; Todos nosotros necesitamos ayudar a proteger y cuidar el uno al otro. He aquí una extensa guía para ayudarte a hacer ambas cosas.

Rebélate bien: ATENCIÓN MÉDICA

Bajo un gobierno Trump muchos estadounidenses, especialmente los más vulnerables, van a doler y luchar. Muchos de nosotros necesitamos protegernos; Todos nosotros necesitamos ayudar a proteger y cuidar el uno al otro. He aquí una extensa guía para ayudarte a hacer ambas cosas.

Rebélate Bien: Para Todos

Rebélate Bien: Guía de supervivencia para una América con Trump para adolescentes y jóvenes adultos. Para todos.

Rebélate Bien: POR QUÉ HICIMOS ESTO Y POR QUÉ LO NECESITAMOS

Bajo un gobierno Trump muchos estadounidenses, especialmente los más vulnerables, van a doler y luchar. Muchos de nosotros necesitamos protegernos; Todos nosotros necesitamos ayudar a proteger y cuidar el uno al otro. He aquí una extensa guía para ayudarte a hacer ambas cosas.

Rebel Well: Why We Made This Guide

Rebel Well: a Starter Survival Guide to a Trumped America for Teens and Emerging Adults: A letter from Heather about why we've created this guide.

Rebel Well: For Everyone

Rebel Well: a Starter Survival Guide to a Trumped America for Teens and Emerging Adults: help, actions and planning for everyone to stay safe, and to be safe for the people around you.

One Teenager in Ten

This is a guest entry from The Gaytheist Gospel Hour as part of the blog carnival to support Scarleteen.

"In this life, things are much harder than in the afterworld/ In this life, you’re on your own!" —Prince

High school is a laugh riot. It’s a jolly funhouse where the unpopular and the unusual are punished for their crimes against conformity with a topsy-turvy ridicule. Here, overweight boys have “due dates”, homely girls are proposed marriage by homecoming kings, underwear waistbands are wedgied into easy carrying handles for Special Ed students, and exchange students, (regardless of country of origin) are addressed in mock Chinese. In this swarming mosh pit of ha!rassment, powered by sweaty insecurity and raw, smelly fear, homophobia stands as the indisputable height of hilarity. At least that’s how I remember it.