Escuela de Verano Trans : Salir en citas siendo trans, claro que se puede.

Pero un miedo común y específico que identificamos entre las personas trans u otros géneros disidentes es que que nadie que querrá ser su pareja por sus identidades de género, que nadie les encontrará atractives o que les limitará su orientación sexual. Estos miedos pueden provenir de cualquier lugar, ya sea de lo que tu familia te diga o de las imágenes de gente trans que se muestran en la televisión. Hay que sacar esas preocupaciones a la luz y echarles un vistazo más de cerca.

Nadie querrá salir conmigo jamás debido a que soy trans o género disidente: Esta es una completa falsedad, sin importar lo que digan las aterradoras voces (ya sea de quienes te rodean o de tu propia mente). Hay personas allá afuera que creerán que eres la persona más increíble del mundo y querrán salir contigo. Si lo que deseas es algo monógamo, poliamoroso, casual o serio (u otra cosa), puedes encontrar a personas que quieran tener ese tipo de relación contigo. El miedo a no ser capaz de encontrar a alguien tiende a disminuir cuanto más conoces a otras personas trans o disidentes.

Comienzas a ver ejemplos de personas de tu género en relaciones diferentes y felices y tienes con quién hablar sobre los retos de tener citas.

Podrías estar saliendo con alguien que te diga que eres afortunade de que esté saliendo contigo porque no cualquiera estaría dispueste a estar con une trans o persona de género disidente. Si bien pueden tener cierta razón en que existen personas transfóbicas en el mundo, un argumento como este es un foco rojo. No es un acto de benevolencia salir con alguien de género disidente. Deberían salir contigo sencillamente porque les gustas como persona, no porque piensen que eso les da puntos en las Olimpiadas de la Aceptación. Además, decirte que tienes suerte si alguien sale contigo, también implica que tu género te hace menos deseable que si fueras Cis. Eso puede ser algunas veces comentado de manera inintencionada o ignorante. Pero puede también ser una táctica de abuso para hacerte pensar que deberías estar agradecide que se hayan rebajado al salir contigo.

Por el hecho de ser trans/género fuido/agénero/etc., debo tener determinada orientación sexual: Lo cierto es que la identidad de género y la orientación sexual son categorías independientes. Ser de cierto género no significa automáticamente tener cierta orientación sexual. Por ejemplo, no todas las mujeres Cis son heterosexuales, pero no vemos eso como una razón para invalidar su género. Siguiendo la misma lógica, una mujer trans no necesariamente tiene que ser heterosexual para “calificar” como mujer. Tu género no determina tu orientación sexual.

Si eres trans u otro género disidente y sales con alguien cis, podrías tener preguntas o preocupaciones acerca de los posibles roles y expresiones de género. Dos miembros de Scarleteam han desarrollado una guía para ayudarte.

Citas online

Si te gusta usar aplicaciones de citas o sitios web para tu búsqueda de pareja, aquí hay algunas consideraciones sobre seguridad que necesitas tener. El mundo online te da la posibilidad de mostrar al mundo una imagen cuidadosamente elaborada de ti mismo. Sin embargo, la misma habilidad de poner y elegir lo que les demás pueden ver, podría también ayudar a esconder sin escrúpulos sus verdaderas intenciones. Teniendo esto en cuenta, hagamos un rápido repaso a las bases para navegar de manera segura. Para quienes crecieron usando el internet, algunos de estos consejos les sonarán familiares. Pero un pequeño recordatorio no le hace daño a nadie.

  • Sé selective sobre qué información compartes. Subir tu dirección, teléfono o el lugar donde trabajas, facilita que alguien pueda rastrearte.
  • Si decides verte con alguien que conociste online, cítense en un lugar público. No vayas a su casa ni les invites a la tuya. Además de la seguridad que esto brinda, esta estrategia también ayuda a quitar un poco la presión al ponerte en un ambiente neutral.
  • Avísale a une amigue dónde vas a estar y con quién. Para tener cuidado extra, si tú y la persona deciden cambiar de lugar, mantén a tu amigue informade.
  • Controla tu traslado. Ya sea que tengas tu propio medio de transporte, que une amigue te lleve y te recoja o que utilices el transporte público, tener la posibilidad de llegar e irte de ahí, te ayudará a mantenerte a salvo (y te dará una salida fácil si la interacción resulta ser muy incómoda).
  • Finalmente, si la persona que vas a conocer trata de disuadirte de cualquiera de los puntos anteriores, es una señal de peligro. A alguien con criterio no le molestará que tomes precauciones.

Una nota sobre les Chasers: Les chasers son personas que tienen un fetiche con la comunidad trans y tienden a estar particularmente interesades en mujeres trans. Estas personas dicen sentirse atraídes por lo transgénero, pero tú no eres un objeto fetiche. Existen algunas señales de advertencia que pueden ayudarte con el hecho de que alguien es chaser, y las puedes identificar tanto antes como después de conocerle:

  • Usan la palabra con T. Por alguna razón, les cazadores aman traer el tema trans a la conversación y si esa persona cis continuamente lo hace, podría ser una señal de que es chaser (incluso transfóbicx o ambos). Además suelen usar conceptos como “chica trans” o “she-male”.
  • Decir que se sienten “atraídes por” las personas trans. “Me gustan mucho las chicas trans”, “siempre quise salir con un transgénero”, “simplemente pienso que los chicos trans son más sexis”.
  • Curiosidad por tu transición. Preguntarle a alguien por sus genitales o si están en tratamiento hormonal es invasivo, grotesco y no es de la incumbencia de otros, especialmente si no se conocían. Alguien que se considera “atraíde por las personas sin cirugías“ también es una señal de peligro.
  • “Yo he estado con muchas personas trans“. Esto no es necesariamente malo (las personas trans son geniales y muches han salido con más de algune) pero puede ser, especialmente en combinación con comentarios que sugieren que esta persona está atraída sexualmente por personas trans, o intenta hacerte creer que eres sexualmente indeseable para otres, excepto para alguien que “te entiende“.
  • Usa términos como “admirador (a)“ o “chaser“ en su perfil de citas o en una conversación casual.
  • Menciona tu habilidad para pasar, frases como “pasas muy bien“ o hace énfasis en querer salir sólo con personas “pasables“.
  • Falta de interés en temas que no sean sobre tu género. ¿Citas online? Mensajes que te orienten a explicar tu proceso de transición deberían irse directo a la basura y si se repite demasiado, incluso deberías reportarlo como abuso. ¿Salir en persona o navegar online después de revelarlo? Si la persona con la que estás saliendo ( o consideras que estás saliendo) no le presta atención al hecho de que eres artista, a que te encantan los caballos, a que patinas en una liga local de Roller derby, o a un sin fin de cosas acerca de ti y no de tu género, suena como un indicador de peligro.
  • Confundir cosas tan básicas o emplear terminología obsoleta: las personas trans no son travestis (no es que sea malo serlo), no se visten como drags y no son “hermafroditas”. Si alguien usa estos términos deliberadamente y no entiende la diferencia entre ellos, sugiere que son ignorantes (normalmente es obvio por el contexto) o tienen un interés fetichista.
  • La fascinación con tu cuerpo, especialmente con ciertas partes de tu cuerpo que te hacen sentir incómode o que causen disforia (o dismorfia).
  • La esencia de un chaser. Si te estás sintiendo insegure y no sabes si estás simplemente sobre-analizando las cosas o exagerándolas, piénsalo de este modo: si alguien se refiriera a otro miembro de una minoría de esa manera, ¿cómo te sentirías? “Yo solo prefiero a las chicas asiáticas“. “Estoy fascinada por los hombres negros“. “Me gusta averiguar si puedo convertir a chicas lesbianas en heterosexuales“. “Pienso que los amputados son realmente sexys cuando me dejan jugar con sus muñones“. Es asqueroso, ¿verdad? Confía en tus instintos: si los intereses de alguien te hacen sentir mal, sal de ahí.

Cómo, cuándo y dónde revelar tu identidad de género

Lo primero que hay que decir sobre revelar tu identidad es que todo dependerá de tu situación particular. La persona con la que estás conversando, el tiempo que lleves de conocerle y cuán segure te sientes siendo abierte, puede afectar en cómo decides propiciar tu “revelación“. Lo que podemos hacer es enseñarte algunos factores a considerar al decidir cuándo hacerlo con quien sales.

Lo ideal es que puedas hablarlo en algún lugar público, como en una cafetería o un parque. Esto tiene la ventaja de que te mantienes en un lugar en el que otras personas puedan ver lo que pasa en caso de que la persona con la que sales reaccione de manera negativa. Eso debería mantenerte más a salvo que si lo hicieras en un espacio privado. Así como cuando quedas de verte con una persona que conociste online, es importante que tengas una manera de volver a casa en la que no dependas de la personas con la que sales. Podría ser un tu propio auto, transporte público, bicicleta, patineta o algo que no implique un incómodo o peligroso viaje en auto con alguien que ha demostrado ser transfóbico.

Además de informarle a une amigue los detalles de tu cita planeada, tú y elle podrían incluso desarrollar una estrategia para poder ayudarte si algo sale mal. Por ejemplo, si reciben un mensaje de texto que diga “sácame de aquí“, elle podría llamarte con una “emergencia“ que te dé una excusa para irte. No es que necesites una excusa per sé, ya que la incomodidad y el miedo son razones suficientes para terminar una cita, pero algunas personas prefieren tener una manera más sutil de escapar.

Si sientes ansiedad de pensar en platicar de tu transición cara a cara, puedes usar la tecnología en la ecuación. Llamar o mandar un e-mail a alguien te permite decir lo que necesitas al mismo tiempo que te ofrece a tí y a elles un tiempo para procesar la información. La barrera de la distancia ayudará también a mantenerte segure en caso de que la persona se ponga agresiva. Nuestra guía para salir del clóset cuenta con algunas sugerencias que podrían ayudarte.

Existen dos casos indeseables a la hora de revelar tu identidad y saberlos puede prepararte así que veamos cómo lidiar con estos si llegan a presentarse.

Si la persona se pone violenta cuando revelas tu identidad: Desafortunadamente, aún existen muchos transfóbicos en el mundo, y a algunes no logras identificarles sino hasta después de haberles dicho que eres trans u otro género disidente. Y su reacción podría ser escalofriante. El cómo respondas dependerá del lugar donde estés ubicade.

¿Estás en un lugar público? Intenta encontrar apoyo, espera tranquile mientras la ayuda llega, y sal de ahí. Busca a un empleado o empleada o algún cliente si estás en un establecimiento, y envía señales de que necesitas ayuda. No tengas miedo de gritar o pedir por ayuda. Pide que se lleven a esa persona y solicita un lugar seguro, como un lugar donde los empleados y empleadas tengan su descanso. O siéntate a la vista hasta que un amigue llegue. Si te encuentras en un espacio comunitario, como un centro juvenil LGBQT, una librería, o un hackerspace, alerta a los organizadores y solicita que expulsen a esa persona por la seguridad de la comunidad.

¿Estás en un lugar privado? Toma los pasos necesarios que puedas hacer para alejarte de esa persona y para irte a un lugar público. Un pasillo, una recepción, un área común, la calle, cualquier lugar en el que otras personas puedan verte y escuchar lo que está pasando. Si tu transporte está ahí mismo, súbete y véte de ahí. Si temes que podrían seguirte a tu casa, dirígete primero a un lugar público. Si no puedes salir de ese lugar privado, haz lo que debas hacer para poner una barrera (preferiblemente una puerta cerrada con llave) entre tú y elles. Una vez ahí, pide ayuda. Y de nuevo, prepárate para gritar si es necesario.

Si la persona es simplemente despistada cuando revelas tu identidad: En ocasiones revelas a alguien tu identidad y pareciera que juegan a ser personas Cis despistadas. Si eso pasa, puedes intentar con algunos de estos enfoques. No estás bajo ninguna obligación de actuar como guía trans para nadie. Si tienes la disposición de estar respondiendo las preguntas de las personas, ¡hazlo! Pero si por alguna razón no quieres, no tienes por qué hacerlo. También tienes la opción de referir a esta persona recursos que tú creas que son buenos. Pueden ser libros, series, sitios de internet, o incluso la Trans Summer School. Elles obtendrán la información que necesiten sin que seas tú el que lo explique. Por ultimo, eres libre de decir, “no me siento cómode contestando esas preguntas” sin tener que dar más información. La mayoría de las personas saben como usar Google o la biblioteca local, así que no les estás quitando la posibilidad de obtener respuestas si te rehúsas a exponer tu información personal.

Te podrá parecer que responder a las preguntas varía dependiendo de la persona que está cuestionando. Un tono de voz, parafrasear una pregunta, cómo te sientas ese día, todos son factores que pueden cambiar una reacción de “con gusto responderé eso” a “no voy a responder eso y por favor retírate”.

La parte sexy

Aunque no todas las personas que salen en citas quieren ser sexuales, muchas otras personas sí quieren. Carajo, algunas personas prefieren buscar principalmente parejas sexuales casuales en vez de tener acuerdos de citas más “tradicionales”. Sin importar el tipo de relación sexual que busques, ser trans o de género disidente pone sobre la mesa algunas consideraciones, retos y ventajas que no se tienen cuando se es cis.

Masturbación

El primer paso para tener sexo como una persona trans o de género disidente (y realmente, como cualquier persona) es ponerte sexual contigo mismo. Quizá has pasado por algunos pasos de transiciones físicas que han cambiado cómo funciona y siente tu cuerpo. Quizá estés en un nuevo estado mental en términos de tu género y eso está afectando lo que se siente bien. O quizá sufres de disforia que se está intensificando y estás buscando una manera de masturbarte que no vaya a hacer la situación mil veces peor. Como con todo lo relacionado con el sexo, cómo eliges masturbarte depende de ti y de lo que haga feliz a tu cuerpo.

En un mundo ideal, tendrías la libertad de ir a la sex shop local LGBT-friendly y encontrar vibradores, mangas de masturbación y otros juguetes para satisfacer tus necesidades. Sin embargo, si eres menor de edad, estas tiendas no son una opción. Tampoco son opción si no tienes mucho dinero o si no quieres que el cobro de una compra sexy aparezca en tu estado de cuenta de tu tarjeta de crédito (o la de tus papás). Además hay muchos lugares donde las tiendas de juguetes eróticos no son incluyentes con clientes trans o géneros disidentes o simplemente no existes. Por esa razón, hemos creado dos guías muy prácticas para que lo hagas tú mismo que muestran cómo hacer tus propios juguetes sexuales para masturbarte solo o para usarlos con una pareja.

Si estás interesado y puedes adquirir juguetes sexuales en una tienda y quieres ayuda para encontrar lo que buscas, hay algunas opciones con las que puedes experimentar. Si te gusta poner tu pene y testículos entre tus piernas y estás buscando un vibrador para usarlo mientras lo haces, Good Vibrations recomienda el uso de juguetes externos que son bastante pequeño y compactos. De esta manera caben en tu ropa interior con mucho disimulo. Otras opciones, según describe el Centro de Sexo y Placer, son las mangas masturbatorias. Las mangas están hechas para personas con penes, y también pueden funcionar si tuviste una faloplastia o si estás tomando testosterona

Asaltar el baúl de los juguetes

Hay que revisar algunos artículos que pueden ayudarte a ti y a tu pareja en su súper sexy camino juntos. Está bien si alguno de los objetos en al lista no llaman tu atención. Así como no hay una única manera de vestirse como persona trans o de géneros disidentes, tampoco hay una única manera de tener sexo como persona trans o de géneros disidentes. Eres libre de elegir los métodos que te hagan sentir mejor. .

Ropa interior sexy: : La ropa interior todavía tiene mucha carga de género. Encontrar calzones sexys puede ayudar a que te sientas más cómode con tu cuerpo. Su tu ropa interior sexy no encaja con las expectativas de la sociedad de lo que tu género “debe” usar, no dejes que eso te detenga. No hay ninguna razón para que las personas trans masculinas no puedan lucir lencería o que las personas trans femeninas no puedan usar boxers. Si te hace sentir sexy, úsalo.

Straps-ons y arneses: Si no estás familiarizados con ellos, los straps-ons son dildos que se ponen en un arnés, esto significa que todas las personas tienen las manos libres para hacer varias cosas divertidas durante el sexo (o, para mantener el equilibrio). Los straps-ons vienen en todos las formas, tamaños y rise
colores, y sus diseños van desde lo real hasta lo fantástico. Los arneses no son tan variados como los straps-ons, pero de todos modos vienen en diferentes estilos y materiales. Los tipos de arnés más comunes son :

  • Con una sola correa: Quedan como tangas. Algunas personas creen que este estilo les da más control mientras que a otros les parece muy incómodo.
  • De doble correa: Son populares por ser cómodos, aunque puede tomar práctica para ponerlo y quitarlo sin dificultad.
  • De tiro bajo: están hechos de tal manera que el dildo se soporta en el hueso del pubis, esto permite mayor control. Esta posición también puede poner mucha presión en los genitales de la persona que tiene puesto el arnés, esto puede o no causarte placer.
  • Tipo ropa interior: Se ven y quedan como ropa interior, muchas personas consideran estos mucho más cómodos de usar. Otras personas creen que estos arneses les funcionan, o que no funcionan para fines sexys. Repito, se trata de lo que le va mejor a tu cuerpo y tus necesidades.

Looking for more tips and tools to use as a sexually active trans or otherwise gender nonconforming person? Check these out!

Tu Primer Strap-on

Rebecca Kling's excelente y compacta guía de sexo en solitario y en pareja

La comunicación y la experimentación son tus amigas

El sexo en pareja puede ser una carga para algunas personas trans o de géneros disidentes, y por muchas razones desagradables. Revelar tu transexualidad a una pareja puede ser peligroso tanto emocional como físicamente. Tu pareja podría provocar una mala experiencia. Además, los limitados papeles de género que influyen cómo muchos de nosotros pensamos cómo debe ser el sexo asumen que las dos personas son cis. Lo que significa que todos los involucrados pueden estar deseosos de ir pero se quedan atorados diciendo “mmmm, ¿entonces cómo le hacemos?”

Esto te deja con la pregunta de ¿cómo tener sexo el uno con el otre? ¿Cuál es la mejor y absoluta respuesta a esta pregunta?

La comunicación.

No importa el género o el cuerpo de las personas involucradas, la comunicación es la clave para tener una vida sexual sana y feliz. Si sientes que ni siquiera sabes por dónde empezar a hablar con tu pareja sobre sexo, este artículo te guiará. Otra recomendación es tener una discusión con tu pareja sobre lo que deseas y los límites en términos de sexo. Puedes improvisar una conversación, o puedes usar la guía de Sí, No, Quizá para ayudarte.

Cuando se discuten los límites seuales como una persona trans o de géneros disidentes querrás poner extra atención a los siguientes temas.

Lenguaje: Si tu pareja usa los pronombres correctos obviamente es muy importante, pero ¿qué hay sobre los apodos de cariño que las personas usan durante el sexo? ¿Hay algunos que usan el género incorrecto? ¿O hay algunos que te hacen sentir más como tú mismo cuando tu pareja los usa? Las mismas preguntas deben aplicar para nombrar las partes del cuerpo. ¿Cómo te gustaría que tu pareja se refiera a tus genitales? Si no tienes la respuesta para todas o alguna de estas preguntas, no pasa nada. Puedes experimentar con apodos de cariño, slang y otras palabras que te funcionen, puedes agregar nuevas palabras mientras las vas descubriendo. Si una palabra que creías que estaba bien resulta que te incomoda, no estás casado con ella: si no te gusta una frase o una palabra puedes dejar de usarla.

No me toques ahí: Puede haber partes de tu cuerpo (pecho, genitales, trasero, etc) que prefieras que no te toquen. Esto puede ser por muchas razones, desde que no disfrutes que te toquen ahí hasta que disparen tu disforia cuando alguien te toque ahí. Está 100% ok. Tú eres quien define los límites de dónde y cómo quieres que te toquen. Si le dices a tu pareja cuáles son esas zonas que no quieres que te toque, los dos pueden ponerse de acuerdo en cómo te va a tocar para que sólo toque los lugares que le permitas. Si tú y tu pareja tienen sexo y consienten ignorar los “no” y los “detente” (como pretender que te estás resistiendo) asegúrense de tener una palabra clave muy bien definida desde antes. Para que tu pareja sepa cuándo debe detenerse en serio.

Roles: Muchos de nosotros tenemos algunas nociones preconcebidas sobre cuál género toma cuál rol durante el sexo (activo/pasivo, penetrado/penetrador, etc). Nos encantaría que todos se deshicieran de esas ideas en blanco y negro y las reemplazaran con un entendimiento con matices de cómo la gente interactúa en la cama.

Sin embargo, también necesitamos reconocer que esos roles todavía pueden significar algo para alguien. Como persona trans, puedes pensar que esas ideas están más arraigadas en tu cerebro de lo que crees, y que están influyendo las actividades sexuales con las que te sientes cómode. Por ejemplo, si eres una persona trans masculina y tomar cualquier acción que consideres “femenina” durante el sexo puede desencadenar la disforia. Si ese es el caso, tú y tu pareja deben hablar con confianza sobre ese patrón antes de empezar a ponerse sexuales.

Hablando de roles y guiones, un guión que muchos de nosotros tenemos durante el sexo y que no tiene lugar entre las personas trans y de géneros disidentes más allá de los objetos fetiche u objetos ridículos. Puedes tirarlo por la ventana con toda alegría. A lo que me refiero con esto es que puedes ver tu transexualidad como algo que expande tus experiencias sexuales, en vez de limitarlas. Si sientes que el mundo no te ha preparado para tener sexo como persona trans, te sugerimos que adoptes este como tu mantra: no hay una manera correcta de tener sexo.

Si eres una persona trans femenina, Mira Bellweather creó “Cogiendo con mujeres trans” una guía para ayudarte si aún te siente un poco insegure en términos de tu vida sexual. Para las personas trans masculinas, Everyday Feminism publicó una guía sexual para ti. Y si eres no-binario, hay un Tumblr dedicado a dar consejos y fuentes sobre sexo.

Los efectos secundarios pueden incluir

Si te sometiste a una cirugía de pecho, una cirugía de las parte inferior o si llevas terapia de hormonas, cualquiera de esos procesos pueden afectar tus experiencias sexuales. A veces esos cambios son sobre cómo tu cuerpo reacciona, otras veces tienen más que ver con cambios en tu nivel de deseo. La parte engañosa es que no te podemos garantizar cómo se ven o sienten esos cambios. Cada cuerpo puede reaccionar diferente al mismo tratamiento. Para dar un ejemplo, a algunas personas que comienzan a usar testosterona se les facilita llegar al orgasmo. Para otras personas la testosterona les dificulta llegar al orgasmo. Además, los efectos de la transición física en personas trans y de géneros disidentes son desgraciadamente un área sin estudiar. Por lo tanto, algunas veces no sabemos qué tan común puede ser un efecto secundario o el resultado de cirugía u hormonas. Hemos hecho lo posible para darte una idea de algunos de los posibles resultados cuando se trata de interactuar con tus ratos sexys.

Testosterona: Aumenta el deseo sexual. Los genitales internos pueden ponerse más delicados y menos naturalmente lubricados, por lo tanto las personas que estén en tratamiento de testosterona deben usar lubricante. La parte del cuerpo usualmente conocida como clítoris puede aumentar notablemente de tamaño. Los cambios en la sensibilidad, algunas partes del cuerpo pueden volverse menos sensibles, otras más. La piel se pone más áspera y más velluda, especialmente en la cara.

Estrógeno: El tejido de los pechos y los pezones pueden ponerse más sensibles y los senos pueden aumentar de talla una copa o más. Se reduce el deseo sexual. El pene y los testículos pueden atrofiarse (encogerse), y posiblemente ya no puedas tener ni mantener una erección, la eyaculación normalmente disminuye y a veces desaparece por completo en los primeros meses. La piel se suaviza y se pone más sensible mientras que el vello disminuye.

Cirugía en la parte superior:Si te vas a operar para quitarte los senos, tu pecho puede estar adolorido y sensible por varios meses, y puedes experimentar una pérdida de sensibilidad considerable, especialmente si tenías pechos grandes. Dependiendo de la cirugía, podrías perder la sensibilidad en los pezones temporalmente, a largo plazo o incluso permanentemente, te tomará dos años determinar el tiempo de pérdida de sensibilidad. Tus cicatrices también podrían sentirse incómodas al tocarlas. Si vas a someterte a un implante de senos, tus pechos se sentirán sensibles durante las semanas siguientes a la cirugía, pero cuando te recuperes, debes experimentar niveles de sensación comparables a los que tenías antes de la cirugía (aunque tus pechos podrían ponerse más sensibles por el estrógeno si lo estás tomando). Algunas personas pierden parcial o definitivamente la sensibilidad de los pezones, pero esto es en casos muy raros. Tu cirugía de pechos (ya sea reductiva o para aumentar) puede cambiar la manera en la que te sientes o la manera en la que tu cuerpo se acomoda a tu pareja.

Faloplastia y metaidoplastia: la metaidoplastia libera al clítoris y te puede permitir tener erecciones. Muchos pacientes han informado tener aumento en la sensación y orgasmos más intensos, hasta orgasmos múltiples. Usualmente es difícil o imposible usar el clítoris (en términos médicos-- puedes usar cualquier término con el que te sientas más cómode) para tener relaciones con penetración, pero hay muchas otras opciones sexyes entre ellas la estimulación manual (solo o con pareja), el sexo oral, los juguetes sexuales y usar un strap-on (a veces con un vibrador en la punta del arnés para exaltar la sensación). La faloplastia implica la construcción de lo que los cirujanos llaman con mucho encanto “neofalo” y por los rangos de técnicas que se usan, es difícil dar un panorama amplio de los resultados en términos de sensación. Muchos pacientes notan la reducción de la sensación justo después de la cirugía, con una recuperación gradual de la sensibilidad durante los siguientes dos años. Muchos son capaces de experimentar orgasmos. La faloplastia por sí sola no permite tener erecciones, pero sí es posible usar un implante del pene si es algo que quieres, y algunas personas informan haber podido tener sexo con penetración inclusive sin el implante. Es importante usar abundante lubricante para evitar microdesgarres que podrían exponerte al riesgo de infecciones u otras complicaciones.

Vaginoplastia Ya que la vagina que resulta no se lubrica sola, se recomienda el uso de abundante lubricante para cualquier tipo de penetración, y también debes mantener la dilatación que el cirujano recomiende. Tu cirujano puede tener recomendaciones específicas en cuanto al lubricante, siempre asegúrate de que sea compatible con los condones y los juguetes sexuales.

¡Revísate!

Si eres sexualmente active es muy importante que programes tus revisiones de salud sexual regulares (inclusive si no eres sexualmente activo, estos exámenes son importantes para vigilar tu salud en general). Antes de que vayas a las revisiones, puedes tomar algunos pasos para minimizar el riesgo en la actividad sexual. Esto incluye usar protección que funcione en los genitales que tengas e informarte sobre los riesgos de cada acto sexual.

La atención médica de cualquier tipo puede ser complicada si eres una persona trans o de género disidente, porque no quieres lidiar con doctores que no tienen idea (o tienen una mala idea) de cómo atenderte. Afortunadamente, hay algunos recursos que están poniendo en alto el nivel para conectar personas trans o de géneros disidentes con la atención médica, sexual o de cualquier tipo. El primero es Rad Remedy, que provee información y recursos para conectar con proveedores. También están produciendo una serie de zines para personas trans y de géneros disidentes, la primera de estas series abarca las auto-revisiones y las revisiones de salud sexual. Otros recursos son My Trans Health que ayuda a conectar pacientes con servicios de atención de calidad para personas trans.

Con esto terminamos nuestra sesión sobre tener citas y sexo. Esperamos que nuestros consejos te ayuden a hacer que ser una persona trans o de género disidente se sienta como un factor más en tus aventuras románticas y sexuales y no como un obstáculo.


Previamente en Escuela de Verano Trans: El Mundo de Transición Quirúrgica

A continuación: Cuando Cosas van Mal