Escuela de Verano Trans: Di mi nombre, el doctor, y el lado administrativo de salir del clóset

The Trans Summer School logo, with a gleeful dragon and a castle in trans pride colors.

Así que ya saliste del clóset. ¿Y ahora qué sigue? Hoy lo que nos debería de importar es la logística, porque salir del clóset, y transicionar en lo social, es un proceso en constante evolución. Primero, vayamos al patio.

Transicionando socialmente en la escuela

Según el lugar donde te encuentres, podría ser que estés en una escuela bastante trans-amigable, no tanto, o activamente hostil. De verdad ayuda tener padres o algún adulto que te apoye cuando se dé el acercamiento con la escuela para hablar de tu transición, porque algunas veces son necesarios pesos pesados .

Te resultará de mucha ayuda escribir un borrador de correo electrónico a la escuela explicando tu situación y describiendo lo que necesitas. Puedes decir que eres transgénero, especificar el nombre y los pronombres que usas, y solicitar que sean cambiados en los expedientes escolares y que se comunique esto al personal escolar. Te podría ser útil enviar nuestra guía para escuelas, que contiene mucha información para los educadores cuando se preparan para recibir a un estudiante transgénero.

Algunas cosas para tomar en cuenta: ¿quieres anunciar tu transición en clase, o dejar que la información se transmita por medio de amigos, aliados y el resto de la escuela? ¿Te sentirías más cómodx compartiendo el baño o los vestidores con personas de tu mismo género, o preferirías un baño individual y un área privada para cambiarte? Si ocurrieran, ¿cómo te gustaría que la escuela manejara incidentes de bullying y acoso: que llamen a tus papás, o que la escuela maneje la situación? Si tu escuela tiene uniforme, ¿hay una opción para ti, incluido un uniforme de género neutro, que te permitiría usar ropa que te haga sentir mayor comodidad aun cuando la escuela se niegue a reconocer tu género? Si hay un código de vestimenta, ¿está definido a partir de las normas tradicionales de género (“los niños no pueden usar falda”), o se enfoca en reglas básicas de comportamiento como “los shorts deben medir como mínimo 15 centímetros de largo”? Los estudiantes ocasionalmente intentan cambiar los códigos de vestimenta, y si este discrimina en contra de las personas trans y otros estudiantes no binarios, tus compañeros podrían interesarse en desafiarlo junto contigo.


Internet sigue siendo un recurso vital aunque ha cambiado mucho desde mi transición hace 10 años. Cada vez más gente joven sale del clóset y defiende públicamente su propia causa. En general creo que algunas cosas están mejorando, como la visibilidad y el reconocimiento de las personas cis a nuestra lucha. Pero todavía hay muchas batallas por librar, especialmente para las mujeres transgénero de color que aún son increíblemente vulnerables a la violencia racista y/o la transmisoginia.
—George, 23

¿Tu escuela tiene asociaciones estudiantiles LGBQTA+? ¿Estarías dispuestx a fundar una si no existen? (¡No es obligatorio!) ¿Y qué me dices de módulos LGBQTA+ en materias como español, historia y otras más? La gente normalmente es cruel con las personas trans y no binarias porque no saben mucho sobre nosotrxs, o porque nunca han conocido personas abiertamente trans o no binarias en la vida real. Conseguir libros en español escritos por o acerca de personas trans, o hablar de eventos importantes de la historia LGBQTA en la materia relacionada, podría ayudar a los demás estudiantes a conocerte un poco mejor.

¿Estás en algún equipo deportivo? Deberías hablar sobre la situación con el entrenador e investigar más acerca de las reglas para atletas transgénero: si estás transicionando en dirección masculina, podrías estar en desventaja en comparación con hombres cis por su tendencia a desarrollar un mayor volumen de masa corporal, mientras que si estás transicionando en dirección femenina, podrían considerar injusto que compitas con mujeres cis. Si eres no binario o de género no conforme, será difícil que encuentres algún equipo con personas de tu mismo género, así que tendrás que hablar con el entrenador para escoger el que funcione mejor para ti, o explorar deportes sin segregación de género.

Si te enfrentas a discriminación en la escuela, podría ser que vivas en una zona donde se te considere de una “clase protegida”: alguien a quien el gobierno considera vulnerable a la discriminación. De ser así, es posible que la ley rija las actividades escolares, en especial si el plantel es público. Potencialmente puedes presionar para que la escuela resuelva el problema, incluso con una posible demanda por discriminación en contra del plantel o la zona escolar. Según las circunstancias de tu situación, una organización legal podría ofrecerte un descuento en sus servicios o trabajar el caso pro bono (gratis).

Transicionando socialmente en el consultorio médico

Aun cuando nunca hayas planeado una transición médica, debes comunicar a tus médicos tu género y necesidades, porque mereces que te traten con respeto. Además, si consideras realizar una transición médica en algún momento en el futuro, esto ayuda a establecer de antemano tu interés. Al igual que con la escuela, puedes dirigir un correo a tu médico manifestando que estás transicionando, solicita que tu nombre y pronombres queden registrados en el expediente clínico, y que se te remita a un médico apto para atender a personas trans si el tuyo no se siente capaz de seguir haciéndolo.

Cuando se trata de atención básica, no hay razón para que un médico general no pueda atenderte, porque la gente cis y trans por igual contraen resfriados, necesitan vacunas y requieren exámenes físicos. Tu cuerpo no es mágico y misterioso de repente solo porque eres trans o no binario, y deberías poder seguir con tu médico actual. Sin embargo, si este es transfóbico, es mejor saberlo ahora que más adelante, y por desgracia algunos doctores no son muy tolerantes hacia la comunidad trans.


Creo que, de manera similar a los nuevos descubrimientos en los padecimientos clínicos, no hay una oleada repentina de gente que no encaja en el binarismo definido por la sociedad virtualmente para todos nosotros, sólo es una oleada de personas dándose cuenta (gracias a las redes sociales y otros) de que tienen otras opciones que les funcionan mucho mejor. Gracias a mujeres trans negras como la difunta Marsha P. Johnson, el movimiento del orgullo LGBT se fortalece, y apostaría a que a diario hay una persona trans que, como yo, fue criada en un hogar fundamentalista y cristiano que podrá entenderse como yo lo hice.
—Marigold

Tal vez quieras asesoría, y en ese caso deberías consultar a un terapeuta amigable con las personas trans, porque probablemente tu identidad de género aún está sobre todo en tu mente. Algunos médicos mencionan de manera explícita que trabajan con pacientes transgénero, mientras que otros recurren al boca a boca para anunciarse. Puedes preguntar dentro de la comunidad trans o revisar la página web de los terapeutas, pero una excelente manera de encontrar uno es por medio de una clínica de transición de género. Buscar terapia así no significa que te presionarán hacia opciones de transición médica o cirugías; la terapia es sólo uno de los muchos servicios que ofrecen.

Si te interesa una transición médica o quirúrgica, una clínica de género podría trabajar contigo para encontrar dentro del ámbito de la salud a un especialista en jóvenes trans. Un número creciente de hospitales infantiles tienen clínicas de género, y algunas de estas atienden a menores trans o no binarios de todas las edades. En internet es posible conocer más acerca de los servicios que ofrecen y si son la mejor opción para ti.

Transicionando socialmente en tu comunidad

Si vives en un lugar pequeño donde todos conocen tu situación, todo lo que tienes que hacer para anunciar tu transición es susurrarla a los arbustos afuera de tu hogar y para el atardecer todos lo sabrán. Si vives en una comunidad más grande, el reto será mayor. Al transicionar en la escuela, otras niñas y niños llevarán la noticia a casa con sus padres. Más allá de eso, seguramente tendrás que salir del clóset en repetidas ocasiones con otras personas para explicarles que “En realidad ahora soy Karla” cuando te llamen por el nombre equivocado. Pero no te preocupes: como dijo Alex Gino (que escribe libros para niños) en una conversación sobre salir del clóset a finales de los noventa, cuando la gente no binaria no era aún muy conocida, cada vez se hace más fácil conforme desarrollas un discurso aceptable para salir del tema. ¡No tengas miedo de sugerirle amablemente a alguien que busque en internet para saber más sobre la comunidad trans! No tienes que hacer una Introducción al tema trans en el pasillo de frutas y verduras.

También puedes animar a tus papás, si te apoyan, a educar a otros y llevarlo más allá por su cuenta. De hecho, unos padres llevaron a cabo un “anuncio de nacimiento” corregido para celebrar a su su hijo trans, lo cual fue una manera creativa de hacerlo, pero no es necesario poner un anuncio en el periódico (y te podría incomodar). Tus padres pueden ir con cada una de las personas en su círculo social y comentar la situación e informarles de los límites, como no usar el nombre equivocado, utilizar los pronombres correctos y no hacer preguntas intrusivas.


Yo descubrí una comunidad trans de musulmanes en Tumblr. Saber que hay musulmanes trans y cuir como yo me hace muy feliz. Fue una gran ayuda. No tenía mucho sentido que ser trans me hiciera menos musulmán. La gente cree que la fe de los musulmanes trans es débil, ¡pero no es verdad! Nadie puede juzgar a otros por cuán fuerte o débil es su fe. En el Corán no hay nada en contra de la gente trans, así que no entiendo de dónde viene tanto odio.
—Eren, 17

Si asistes a una iglesia, templo o alguna otra organización religiosa, las opciones de transición social son bastante variadas. Puede ser que te preocupe la aceptación de los miembros de tu comunidad religiosa, y tal vez sea de ayuda una reunión con el sacerdote, rabino, imán, pastor o cualquier autoridad, con tus padres como apoyo para explicar que estás en transición y solicitar su ayuda. ¡Te podría sorprender su capacidad de aceptación! Puedes platicar sobre hacer el anuncio en alguna ceremonia o mediante el boletín de noticias de la comunidad, si quieres hacerlo de manera individual o si prefieres verlo con el grupo de jóvenes y que las cosas se filtren de esa manera. En todo el mundo existen personas religiosas trans-amigables y transgénero, y muchas de ellas se vieron atraídas por su fe durante la transición. Si te preocupan los conflictos entre tu fe y tu identidad de género, deberías buscar lo que otras personas trans mencionan al respecto en internet.

Mientras atraviesas por la transición social, seguramente enfrentarás muchas de esas preguntas, y voy a revelarte un pequeño secreto de etiqueta y comportamiento social: cuando alguien pregunta o dice algo extraordinariamente grosero, no necesitas mostrar educación. Puedes levantar una ceja y decir “¿Perdón?” En realidad no tienes que ser cortés con las personas que son groseras contigo, y puedes ponerles un alto con un“¿Perdón?”.

Cambiar tu nombre

Cuando se trata de cambiar tu nombre, tienes muchas opciones. Puedes empezar tan solo con que las personas te llamen por tu nuevo nombre. Sin embargo, si quieres cambiar legalmente tu nombre y/o género, el proceso varía por región. Puede ser que requieras un mandato judicial, que debas entregar una carta de intención, que tengas que proporcionar una prueba de transición, o una carta por parte de un especialista. La gente trans de tu zona conocerá los detalles, y deberías buscar en internet los recursos a tu alcance para realizar estas modificaciones.

Si decides cambiar tu nombre de manera legal, asegúrate de hacerlo en todos lados. Te sorprenderían los sitios donde será necesario; puede ser que no tengas tarjetas de crédito como yo, pero sí algunos de los siguientes:

  • Préstamos estudiantiles
  • Cuentas de banco
  • Expedientes médicos y escolares
  • Número de seguridad social o algún otro identificador gubernamental
  • Licencia de manejo o identificación personal con fotografía
  • Pasaporte
  • Seguros
  • Registro vehicular
  • Membresías a diferentes grupos u organizaciones
  • Otro tipo de licencias a tu nombre (deportivas, etc.)
  • Correo electrónico
  • Membresías digitales en servicios como Netflix
  • Identificación escolar
  • Registro de pruebas escolares (comprobantes de estudios)
  • Redes sociales

Cinco años después de cambiar mi nombre seguía encontrando todo tipo de documentos con el nombre equivocado, y eso después de organizar todo lo que se me pudo ocurrir. Algunos de esos documentos requieren algún tipo de pago para modificarse, por ejemplo el pasaporte, ya que normalmente tienen que emitirse como nuevos y no como renovación cuando cambias tu nombre y/o género. También pueden requerir diferentes tipos de cambio de documentación: a veces necesitarás una orden judicial, otras lo podrás cambiar por tu cuenta, o tendrás que llenar un formulario. En general, lo mejor es cambiar primero tu identificación oficial, ya que eso es lo que en otros lugares te solicitarán para el cambio de nombre.

Previamente en Escuela de Verano Trans: ¡Vamos a romper ese clóset!!

A continuación: ¡La magia de las hormonas!