Skip to main content

¿Listo o no?: La lista de preparación sexual de Scarleteen

Share |

Uno de los malentendidos más comunes al hablar sobre el sexo en pareja es que el coito vaginal es el único sexo “verdadero” y que es el último objetivo de la sexualidad, que es una noción lamentable y falso. Así mismo, el coito vaginal no es la única actividad sexual que presenta la posibilidad de riesgos tantos físicos y emocionales, negativos y positivos.

Además, la idea de que el coito heterosexual es la única actividad sexual que merece que la gente considere si está lista o no puede excluir a la gente queer, o dar la impresión que la preparación sexual (o la falta de ella) de la gente gay, lesbiana, o bisexual no tiene importancia. Por supuesto, parte de la gran sensación sobre el sexo genital como EL sexo tiene que ver, con frecuencia, que es donde se toman los riesgos más grandes.

Cualquier tipo de sexo genital frecuentemente esta llamado "llevarlo al siguiente nivel", aún cuando en muchas relaciones, y para muchas personas, no hay un tipo de nivel "siguiente" o "más alto", especialmente si una o ambas personas involucradas no están o no se sienten listas. Descubrir que tienes una infección de transmisión sexual (ITS) después de una actividad que supusiste era segura, o sentir angustia por algo que pensaste que no tenía nada que ver con tu corazón puede ser un gran impacto. Para que cualquier tipo de sexo sea lo mejor que puede ser, ambos a corto y largo plazo, es muy útil anticipar, reconocer y manejar las realidades y los riesgos, tanto los deseados, como los no deseados. El mejor sexo es casi siempre el sexo donde todos los involucrados quieren y están seriamente listos para.

Si estás pensando en tener relaciones sexuales por primera vez o en cualquier momento posterior, hay muchas cosas que tú y tu pareja deben saber y evaluar, especialmente con una actividad como el coito vaginal en que el embarazo es un riesgo adicional. Así que, ¡piensa cual sería tu preparación ideal y consíguela!

La Lista Corta

Mientras consideramos si estamos o no listos para tener sexo con una pareja y queremos hacernos las preguntas más básicas, serian estas:

  • ¿Quiero tener este tipo/estos tipos de sexo para mi mismo, física, emocional e intelectualmente? ¿Creo que los deseos físicos, emocionales e intelectuales de mi pareja son similares también? ¿Cada uno de nosotros está atendiendo, o parece que está atendiendo, a los deseos del otro tanto como a nuestros propios deseos?
  • ¿Quiero esto ahora, en este ambiente, y con esta persona en particular? Esta persona quiere hacer lo que vamos a hacer ahora y conmigo?
  • ¿Tenemos idea de las posibles experiencias y los resultados deseados y no deseados que esta acción puede ocasionar? ¿Me siento bastante preparado para ellos? Y la persona con quien estoy tomando esta decisión, ¿Está consciente y preparada?
  • Si existen resultados no deseados que puedo evitar, como un embarazo, una infección, o salir lastimado de alguna manera, ¿Estoy preparado con lo que necesito hacer/usar para hacer un buen esfuerzo y evitarlos? ¿La otra persona también está preparada? ¿Estamos de acuerdo con los métodos que vamos a usar para protegernos?
  • ¿Me siento muy contento con mis respuestas a estas cuatro preguntas?

Si dijiste “sí” a la última pregunta, entonces tú y tu(s) pareja(s) están probablemente en una buena posición para tener alguna forma de sexo juntos y hay una probabilidad más alta de que van a tener resultados positivos. Si dijiste “no” a la última pregunta, uno o ambos de ustedes podrían querer presionar pausa y volver a pensar en sus decisiones y/o tomarse un tiempo para hacer los cambios necesarios para que ambos lleguen a ese “sí”.

Y este es el resumen. ¿Quieres la novela? Sigue leyendo.


Estamos creando más traducciones de este artículo, pero por ahora puedes verlo en alemán gracias a nuestro voluntario Joey o en el idioma original, inglés.

Un Breve “Reality Check”

El coito u otra forma de sexo genital con una pareja no necesariamente va a hacer que cualquiera de las siguientes cosas sucedan para ti o para tu pareja:

    • Garantizar una relación más larga o más íntima que lo que ya tienes, ni te garantizará la alegría o la tristeza
    • Asegurar un orgasmo o el placer increíble para ti o tu pareja
    • Sentirte muy bien la primera vez, ni tampoco sentirte como el infierno
    • Darte un mejor estatus o mayor importancia con tus amigos o con tu pareja
    • Hacerte más maduro o convertirte en un hombre o una mujer “verdadero/a”

Hay mucho que considerar cuando estás decidiendo si el coito vaginal u otra forma de sexo genital es correcto para ti y tu pareja. Aquí hay unas preguntas más para ti y a tu pareja:

¿Por qué quiero hacer esto?

¿Alguno de ustedes siente que hay que hacerlo, o se siente presionado por su pareja o por un amigo, o piensa que el sexo va a mejorar los problemas en tu relación? Entonces, presiona el botón de pausa. El sexo entre personas solamente debe ocurrir cuando es lo que ambas personas desean con entusiasmo y quieren activamente, no solamente porque creen que van a hacer a la otra persona feliz (o que se deje de quejar). Otra cosa para considerar es si estás fantaseando con el sexo en base a las películas o la televisión. ¿Recuerdas como en los dibujos animados de Tom and Jerry, Tom podía chocar contra un muro y después seguir su camino sin problema, y sabías que eso no funcionaría en la vida real? Es lo mismo con el sexo en muchas películas y series de televisión; a menudo no es como parece.

Por otra parte, si has estado con tu pareja por bastante tiempo (cualquiera que sea tu definición de “bastante tiempo”) y si te sientes seguro con la idea de tener sexo con esta persona, sientes un fuerte deseo de tener sexo por tus propias razones, y tienes una base sólida de otras experiencias sexuales (como besos, caricias, masturbación), y sientes que puedes confiar en ti mismo y tu pareja en cuanto a límites, si estás tratando de explorar tu relación sexual con responsabilidad y sensibilidad y buscas una intimidad más amplia y exploración sexual sin esperar un resultado garantizado--positivo o negativo--y entiendes la realidad de la situación, sigue leyendo.

También recomiendo que tomes un minuto para asegurar que el coito es verdaderamente lo que deseas del coito. En otras palabras, considera que es lo que buscas al tener el sexo con otra persona, y verifica que lo que deseas es el sexo y no, por ejemplo, más afecto físico en general, la validación personal, una manera de cementar tu relación, el control o la posesión de alguien, una forma de riesgo cuando te sientes estancado en la vida, amistad, u otras cosas que ciertamente pueden ser aspectos de sexo, pero que sexo tampoco necesariamente va a llevar a cabo, y quizás no sea la mejor opción.

¿Para quién quiero hacer esto?

Si es para ti y para tu pareja también, fantástico. Pero si es sobre todo para alguien más, no para ti--o SOLAMENTE para ti--toma otra pausa. Las personas tienen manos y dedos. Saben como usarlos para llegar al orgasmo y puedes estar seguro que los han usado desde mucho antes de tu llegada. El sexo con alguien más no debe ser motivado solamente por la auto-gratificación; esa es la razón para la masturbación. Si tus amigos te están diciendo que debes hacerlo, sin entender tu relación o tus necesidades, están siendo malos amigos. Muchos amigos que presionan a sus otros amigos lo hacen porque no se sienten muy bien con sus propias decisiones, y quieren esconderse tras animarte a tener relaciones sexuales para sentirse mejor. Diles que cada quien lleva su propio equipaje, y no traten de hacerlo pasar sobre ti.

¿Cuáles son mis expectativas sobre el coito u otros tipos de sexo genital?

Es inteligente examinar tus expectativas y hacer una reevaluación de la realidad de ellas. Habla con un amigo quien ha tenido el coito u otra forma de sexo genital que sea muy honesto contigo (o con un hermano mayor u otro miembro de tu familia) sobre cuales son tus expectativas, y escucha a sus experiencias. Reúne perspectivas diversas: las experiencias sexuales de una persona frecuentemente varían mucho de las de otra persona.

Si tienes una lista tan larga como la de Papá Noel de tus expectativas sexuales, no es muy probable que todas se cumplirán. El sexo frecuentemente no es lo que esperamos, aunque la diferencia entre nuestras expectativas y la realidad puede ser positiva o negativa o algo completamente diferente. Con frecuencia--con el sexo o con cualquier otra cosa--cuando esperamos menos recibimos más. El coito u otro tipo de sexo genital no es una cura milagrosa para nada y no es siempre un espectáculo de fuegos artificiales: puede ser una afirmación maravillosa y natural de la intimidad, y una experiencia excelente física y emocionalmente siempre que estés preparado para ello y lo tomes a su valor nominal sin idealizarlo o imaginarlo como algo que no es. El sexo que compartes con alguien tiende a ser un espejo de tu relación: si tu relación está en malas condiciones, no es probable que el sexo dentro de ella sea mejor o mejore la relación.
Unos estudios muestran que el 30% de la gente nunca tiene sexo otra vez con su primera pareja. Solamente más o menos el 25% de mujeres frecuentemente indica que goza el primer coito y menos que el 8% indica orgasmo en el primer coito. Estas decepciones probablemente tienen que ver con una falta de preparación en general, la falta de tomar tiempo para aprender las preferencias sexuales básicas del uno al otro, un desequilibrio en las inversiones de las parejas, y, de conjunto, expectativas pocas realistas. En otras palabras, no es que las personas están haciendo algo equivocado, solo que sus expectativas son poco realistas. La idea cultural de que el primer sexo es el mejor sexo es casi siempre desinformada. El sexo es algo que normalmente se mejora para las personas con el tiempo y la experiencia, en vez de empezar como algo fantástico y perfecto que luego queda ahí o empeora.


¿Si no puedes? Si sientes que tu o tu pareja no pueden manejar las cosas más básicas en esta lista--como practicar sexo más seguro, usar anticonceptivos o crear y respetar límites y fronteras-- ¿Qué debes hacer? En este caso, probablemente sea mejor esperar y no tener sexo ahora.Esto ayudará a tu salud física y mental, y a la de otros, y asegurará que cuando tengas una vida sexual, será una en la que todos lo disfruten. No tiene sentido hacer algo cuando es más probable que te enferme, posiblemente descarrile tu vida o no sea bueno en general.

¿Estoy tan preparado como puedo para manejar todos los aspectos del coito y/o otros actos del sexo genital?

Hay mucho para hacer malabarismos; probablemente más de lo que piensas. Aquí están los ideales materiales, físicos, emocionales, e interpersonales para que el sexo en pareja sea lo más divertido, seguro, físicamente gratificante y emocionalmente sano.

LA LISTA DE VERIFICACIÓN

Elementos de la relación:

      • Puedo expresar mis deseos, necesidades, y límites. Confío que mi pareja los respeta. Mi pareja puede hacer lo mismo, y puede confiar que respeto sus límites y fronteras.
      • Siento que puedo evaluar lo que quiero para mí, independiente de lo que quieran mi pareja, mis amigos, o mi familia, y pienso que mi pareja puede hacer lo mismo.
      • El sexo de cualquier forma es opcional para ambos de nosotros: no es y no siente como un requisito.
      • Puedo confiar en mi pareja y soy digno de confianza también.
      • Siento que puedo comunicarme con mi pareja honestamente, incluso cuando estoy incómodo, y siento que mi pareja puede hacer lo mismo.
      • Me importa la salud de mi pareja, y sus emociones y bienestar, y mis acciones--no solamente mis palabras--muestran este hecho, y puedo decir lo mismo sobre mi pareja. Cualquier acto sexual entre nosotros hasta el momento ha sido equilibrado, con un enfoque en el placer de ambos, no solamente de uno de nosotros.
      • Quiero compartir mi sexualidad con una pareja y quiero que él o ella comparte la suya conmigo. No quiero poseer la sexualidad de mi pareja, ni sus pensamientos sexuales, ni sus fantasías, ni la vida sexual que tiene solo o sola, ni quiero que mi pareja posea la mía; no estoy tratando de usar el sexo para manipular o controlar una pareja de ninguna manera.
      • Siento que mi pareja y yo tenemos niveles de madurez emocionales e intelectuales bastante semejantes y que ambos nos sentimos preparados para tener relaciones sexuales de una manera saludable, equitativa, y mutuamente informados.
      • Tengo un buen entendimiento de que es el consentimiento, y también que es el no-consentimiento.

Elementos emocionales:

      • No tengo ahora ninguna creencia o convicción religiosa, cultural, o familiar diciéndome que esta relación sexual o pareja, ahora, está incorrecta para mí.
      • Tomo responsabilidad completa por mis emociones, expectativas, y acciones, y mi pareja hace lo mismo.
      • Puedo manejar la decepción, la confusión, o la perturbación emocional, y mi pareja puede también. Puedo manejar también emociones positivas que me sorprendan o que sean muy intensas.
      • Tengo al menos un miembro de la familia, un amigo, u otra persona digno de confianza-quien no es mi pareja sexual-que me cuida y con quien puedo hablar honestamente sobre el sexo, mi sexualidad, mi vida sexual, y mis relaciones sexuales, y sé que esta persona siempre va a ser honesto conmigo y apoyarme. Mi pareja tiene alguien así también.
      • Entiendo que el sexo y el amor pueden existir juntos, pero que no son lo mismo--incluso si amo la persona con quien estoy considerando tener sexo. No quiero tener sexo para manipular, controlar, o influir a mi pareja ni para tratar de ganar o probar amor.
      • Entiendo que el acto de tener relaciones sexuales puede cambiar mi relación para bien o para mal, y siento que puedo abordar cualquier cosa que sucede, buena o mala. Estoy listo para ser sorprendido.
      • Estoy preparado para abordar el juicio social o cultural sobre mi decisión de tener relaciones sexuales.
      • Siento que puedo manejar emocionalmente la posibilidad de un embarazo (si tengo relaciones sexuales que presentan este riesgo), una infección, o el rechazo de mi pareja.
      • Siento que estoy en un estado emocional sano para hacer cosas sexuales con alguien de una manera saludable para ambos. Me siento bastante seguro de mi mismo para ser vulnerable con alguien más y para hacer que esta persona se sienta segura al ser vulnerable conmigo.
      • Quiero tener sexo por sí mismo, no por algo más que estoy tratando de sustituir

Elementos Físicos:

  • Tengo, o puedo tener cuando lo necesite, acceso a atención médica para la salud sexual o en general, y mi pareja lo tiene también.
  • Entiendo lo básico de mi propia anatomía y la anatomía de mi pareja, y también lo básico del sexo, ITS, y la reproducción sexual, cuando sea aplicable.
  • Tengo una buena idea de cuando estoy excitado sexualmente y cuando no estoy excitado sexualmente, y sé, más o menos, que necesito para llegar al estado de excitación sexual y cuando simplemente no puedo llegar a este estado, y tengo algo de familiaridad con la excitación de mi pareja, y él o ella con la suya.
  • Puedo relajarme durante el afecto físico y actividades sexuales sin mucho miedo, ansiedad, o vergüenza.
  • Puedo manejar un nivel leve de incomodidad que puede pasar ocasionalmente, y si entro en un estado de dolor, puedo manejarlo y decirle a mi pareja como manejarlo. También estoy cómodo cuando siento placer físico en frente de y con mi pareja.


¿Eres una mujer pensando en el coito pene-en-vagina? Si es así, familiarizate con tus opciones y limitaciones--especialmente si eres legalmente menor de edad-- en cuanto al embarazo accidental. Usar un método anticonceptivo confiable, especialmente dos métodos, hace un embarazo mucho menos probable, pero incluso métodos usados correctamente fallan a veces. Si absoluta y totalmente NO quieres quedar embarazada, y o no estás cómoda con un aborto o no puedes obtener un aborto (debido a las leyes de tu país como leyes de notificación paternal, finanzas o la falta de un proveedor de aborto cercano) nuestro mejor consejo es practicar SOLO las formas del sexo que no presentan el riesgo de embarazo antes de que tengas la edad o estés en la posición de tomar cualquier desición que quieras con un embarazo.

Elementos Materiales:

    • Tengo o puedo obtener condones, diques dentales, y/o guantes--cualquier cosa que necesite para las actividades sexuales específicas que quiero hacer y mi pareja y yo estamos preparados para manejar el nivel de riesgo sea cual sea el resultado-- y ambos mi pareja y yo entendemos como usarlos. Ambos estamos listos para usarlos sin argumento.
    • Tengo o puedo obtener una botella de lubricante (KY, Liquid Silk, Astroglide, Wet, etc.) para su uso como sea necesario.
    • Si voy a tener el coito con una persona del sexo opuesto, y yo o mi pareja no estamos cómodos con el uso de condones solos (o el uso de condones en absoluto), tengo un segundo método anticonceptivo. Si vamos a usar condones, mi pareja y yo sabemos como usarlos correctamente y sé que mi pareja siempre va a participar en su uso.
    • Tengo una lista, o sé donde puedo encontrar una, de los números de teléfono de clínicas sexuales o ginecólogas locales.
    • Tengo acceso a dinero que puedo usar si necesito pagar por anticonceptivos, otros productos que faciliten el sexo más seguro, exámenes médicos anuales, atención médica sexual o el manejo de una crisis sexual, como el aborto para mi o para mi pareja Y/O conozco o participo en algún programa a nivel nacional, estatal, o de mi comunidad, que puede ayudarme con subsidio para anticonceptivos, productos para hacer que el sexo sea más seguro, y atención médica como exámenes o un aborto.
    • Tengo seguro médico o un programa de salud pública que podría pagar por el embarazo, la atención neonatal, visitas ginecológicas, exámenes de ITS y/o anticonceptivos, o tengo o puedo encontrar dinero para pagar por estos servicios sin el seguro.

Estos materiales son ideales para prevenir y hacer frente a una enfermedad, infecciones, o un embarazo (cuando sea aplicable). Obviamente, tu consumo puede variar dependiendo de que artículos sexuales o que atención medica sexual pueden ser pagados por tu seguro médico o los servicios del gobierno. Estos artículos también pueden ser limitados por tu edad o por la situación financiera tuya a de tu familia. No hay una forma de sexo--con la excepción de la masturbación--no importa que tanto conozcas a tu pareja, o de que tanto has intentado convencerte --que no lleve riesgos, no importa que hagas. Reducir y manejar estos riesgos frecuentemente cuesta dinero.

Una última cosa que merece consideración son las leyes de tu país, provincia o estado sobre el sexo y cuestiones relacionados con el. Por ejemplo, ¿tú y tu pareja son mayores de edad legalmente para tener relaciones sexuales consentidas? ¿Cómo son las leyes que regulan el acceso a los anticonceptivos? Si vas a participar en actos sexuales con riesgos de embarazo, ¿estás tomando decisiones con conocimiento de tus derechos, o los derechos de tu pareja, relativos al embarazo, el aborto, o la crianza de los hijos? Muchas áreas, provincias y estados tienen leyes y políticas sobre el sexo y los derechos reproductivos/sexuales que podrían sorprenderte y podrían influir en las decisiones sexuales tuyas o de tu pareja. Por eso, investigar sobre este tema tiene mucho sentido.

Muestra esta lista a tu pareja también: hablen sobre estos elementos juntos. Esto tiene que ver con ambos. Es posible que simplemente hablar de la realidad de la situación puede hacer una gran diferencia para ustedes. Mucho del sexo es intuitivo e innato, y es perfectamente normal sentirse impulsados por nuestro libido y emociones, pero no es inteligente ignorar el sentido común y el comportamiento responsable, o los elementos prácticos, por estos sentimientos y deseos. Más bien, cuando hemos arreglado nuestras necesidades básicas, puede ser mucho más fácil ser espontáneo y de espíritu libre en el sexo.

Esto es mucho para considerar, sabemos. ¿Cómo te fue? ¿Qué ya tenias arreglado, y qué necesitas considerar, evaluar, hablar sobre, u obtener?

Por favor, sé que incluso la mayoría de adultos mayores no van a tener cada cosa de esta lista. Pero podemos decir con certeza que cualquier persona que se siente muy lista para el sexo genital en pareja y tiene la probabilidad más alta de tener experiencias sexuales positivas y saludables, si trabajaba en la mayoría de los puntos que esta lista tiene, y su pareja debe hacer lo mismo.

Si ves unas áreas donde fallas, date tiempo para pensar, quizá reevalúa, disminuye la velocidad, y espera para tener relaciones sexuales del tipo que estás considerando antes de que hayas hecho progreso. Quizá puedes enfocarte en las secciones de la lista que te parecen débiles. Si estás hablando con una pareja que se siente que está lista, es posible que quieras recordar esta lista para ayudarte a articular y explicar más fácilmente cuales son las áreas en que no crees que tú o tu pareja estén listos.

No hay un estatuto de limitaciones en tu vida sexual. Puedes empezar cualquier parte de ella en cualquier momento de tu vida, y cambiar lo que quieres hacer a medida que avanzas, decidiendo en cualquier momento lo que es mejor para ti y para tu(s) pareja(s). Si no cumples con la mayoría de las cosas en estas listas, mira con cuales no cumples y trata de averiguar qué tienes que hacer para ti mismo ahora. No hay razón para ponerte en riesgo, ni precipitarse en algo que no va a ser agradable o gratificante, especialmente cuando la oportunidad no va a desaparecer si esperas. Se honesto contigo mismo y, sobre todo, haz lo que sea correcto para ti.

written 26 Jun 2013 . updated 09 Jan 2014

Information on this site is provided for educational purposes. It is not meant to and cannot substitute for advice or care provided by an in-person medical professional. The information contained herein is not meant to be used to diagnose or treat a health problem or disease, or for prescribing any medication. You should always consult your own healthcare provider if you have a health problem or medical condition.